Tradiciones navideñas en Suecia

Suecia es un país moderno que no renuncia a sus más antiguas tradiciones. Una de ellas es la navidad, algunos de cuyos ritos tienen orígenes que datan de épocas más antiguas que el propio cristianismo.

Oficialmente la navidad comienza con el primer domingo de Adviento. A partir de ese día cada domingo se irá encendiendo una vela hasta completar los cuatro de los que consta ese tiempo litúrgico. Los niños también ayudan a contar los días de este periodo, pero en lugar de velas utilizan el “adventskalender”, un calendario en el que cada día que precede a la navidad está representado por una ventanita debajo de cual hay una chocolatina o dulce (así la espera se hace más llevadera).

Una de las tradiciones de la navidad sueca más vistosa tiene lugar el día de Santa Lucía, el 13 de diciembre. Ese día se celebra una procesión en la que participan las jóvenes de las distintas localidades vestidas con mantos blancos decorados con lazos rojos y llevando en sus cabezas coronas de velas encendidas. La más espectacular tiene lugar en la capital, Estocolmo, y en ella llegan a participar más de 100.000 muchachas.

Sin embargo, y pese a lo bello de las tradiciones antes comentadas, el momento más esperado sigue siendo el de la nochebuena. En las casas se suele preparar la “mesa navideña” o “Julbord”, de la que la familia puede tomar lo que le apetezca tantas veces como quiera. Después de la cena se enciende el árbol de navidas y se espera la llegada del “Jultomten”, la versión sueca de San Nicolás, que trae regalos a los niños subido en un carro tirado por dos cabras. Este es un detalle curioso pues, según la mitología escandinava, el dios Thor también viajaba en el mismo tipo de vehículo con el mismo tipo animal, por lo que muchos piensan que el duende es una especie de deformación de la deidad.

Hay otra costumbre del día de nochebuena que a muchos puede parecerle aún más curiosa pese a ser más reciente: a las tres de la tarde y desde hace más de cuarenta años se repite en televisión la misma película navideña del pato Donald. Hay teorías para todos los gustos acerca de esta tradición: unos dicen que Donald es tan querido porque su uniforme de marinero tiene los colores de la bandera sueca, otros dicen que la repetición se debe a que el primer día que se emitió no se produjo ningún delito… la leyenda urbana se junta con el rito.

Las fiestas navideñas terminan oficialmente el 13 de enero, día de San Knut (popularizado por cierta tienda de muebles sueca). Ese día se desmontan los árboles de navidad y se celebra la vuelta de la luz.

Curiosos mitos, tradiciones antiquísimos, costumbres nuevas… sin duda la sueca es una navidad prototípica.

Artículos más leídos

Hemos realizado una selección de los artículos más leídos por los internautas de todas las secciones publicados hasta la fecha.

Otras tradiciones: