Ottawa, una capital desconocida

Ottawa, una capital desconocida

Ottawa

Cuando pensamos en ciudades de Canadá nos vienen a la mente nombres como Calgary, Québec, Montreal, Toronto o Vancouver. La que es precisamente capital del país, Ottawa, no suele ser mencionada.

Sin embargo es un lugar fascinante que debido a su importancia estratégica y comercial ha pasado a lo largo de su historia por manos francesas, inglesas y hasta norteamericanas para finalmente convertirse en la capital de una Canadá independiente en el siglo XIX.

Como ocurre con otras ciudades del país lo que más sorprende de Ottawa es que parece una típica ciudad europea que, por arte de magia, ha sido "transplantada" al Nuevo Mundo. Nos encontraremos con modernos edificios prácticamente enfrente de otros neogóticos, entre los que destaca el Parlamento Canadiense y la Catedral de Nuestra Señora.

Otra faceta desconocida para nosotros los extranjeros es que Ottawa ha sido declarada una de las ciudades más bellas de Canadá. Esto se debe a la conjunción de sus rincones históricos y la planificación del urbanista francés Jacques Gréber, que rediseñó la ciudad después de la Segunda Guerra Mundial para hacerla más agradable y accesible: uno de los grandes pilares de su plan era la recuperación de los espacios naturales, algo que se nota paseando por los numerosos y bien cuidados parques de la ciudad.

Como capital del país Ottawa también ofrece una variada oferta cultural en la que destacan algunos de los principales museos de Canadá: aquí se encuentra la National Gallery, uno de los museos de arte contemporáneo más importantes de Norteamérica; el Museo Canadiense de la Civilización, que además es un importante centro de investigación; el Museo de la Guerra, que ha resultado ser una sorprendente obra arquitectónica; y hasta un museo dedicado exclusivamente a la época de la Guerra Fría que está situado en lo que fue un búnker subterráneo que hubiera protegido al gobierno del país en caso de ataque nuclear.

En lo que respecta al ambiente de la ciudad hemos de decir que a simple vista puede resultar algo aburrido, pero en poco tiempo el viajero se hará a una ciudad tranquila, segura y limpia. Se podría decir que Ottawa es de las pocas ciudades en la que el visitante se quedaría a vivir.

Sin lugar a dudas se trata de un excepcional lugar en el que pasar una larga estancia, un sitio ideal para aprender idiomas y aprender la cultura de un país grande e importante pero a la vez tan desconocido.

Artículos más leídos

Hemos realizado una selección de los artículos más leídos por los internautas de todas las secciones publicados hasta la fecha.

Otros Destinos:

Contacta con nosotros