Newsletter Enfolang | Destinos | Hamburgo

Hamburgo, ciudad libre

Hamburgo

Hacia el año 808 el emperador Carlomagno mandó construir un castillo a orillas del río Elba un castillo al que llamó Hammaburg. El origen de este nombre para unos es desconocido mientras que para otros “ham” sería una palabra que en antiguo sajón significaría “orilla”.

El castillo, cuyo emplazamiento original se desconoce, pronto se convertiría en urbe y hacia el año 834 Hamburgo se convertía en sede de un obispado. Este crecimiento tan rápido se debió a su carácter comercial, un rasgo que ya jamás abandonaría la ciudad. Tal era su importancia y prosperidad que en 1.189 el emperador Federico Barbarroja le concedió el estatus de Ciudad Imperial Libre, lo que en 1.241 le permitió aliarse con Lübeck y formar la famosa Liga Hanseática (federación de ciudades y comunidades de comerciantes del norte de Europa).

Debido a su prosperidad histórica Hamburgo se convirtió en lugar de encuentro de culturas y residencia de refugiados como los sefardíes de Portugal o protestantes de Flandes. Esta circunstancia también hizo de la ciudad un punto de primer orden cultural.

Y lo cierto es que este doble carácter mercantil y cultural sigue siendo su seña de identidad. Su puerto se ha convertido en una atracción turística (hasta se recomienda asistir a las subastas de pescado); uno de los lugares más visitados es el Speicherstadt o “Ciudad Almacén”, una zona en la que conviven almacenes de mercancías libres de impuestos con centros culturales; y uno de los museos con más prestigio y más visitado de la ciudad es el Cap. San Diego, un antiguo barco de mercancías restaurado.

Por supuesto hay muchas más cosas que ver entre las que destacan el museo de historia de la ciudad, con muestras que van desde la fundación de Hamburgo hasta la época de los inicios de los Beatles pasando por los años de actividad del pirata Klaus Störtebeker; o el Panoptikum, el museo de cera más antiguo de Alemania.

Tampoco olvidamos sus dos jardines botánicos, el de la ciudad y el de la Universidad; la multitud de iglesias medievales como las de San Miguel, Santa Catarina o Santiago o sus monumentos.

Hamburgo es un lugar en el que hay tanto por ver que es difícil dedicarle unos pocos párrafos. Una ciudad para ver y un sitio inmejorable para aprender alemán.

Artículos más leídos

Hemos realizado una selección de los artículos más leídos por los internautas de todas las secciones publicados hasta la fecha.

Otros Destinos:

Contacta con nosotros