Los palillos chinos tienen más de 5.000 años

Los palillos chinos tienen más de 5.000 años

palillos chinos

¿Quién no ha probado a utilizar los palillos en un restaurante chino? Independientemente de la pericia o el éxito que tengamos a la hora de llevarnos arroz a la boca hemos de ser consciente de que ese mismo gesto lleva repitiéndose desde hace más de 5.000 años (pensemos que en Europa los cubiertos aparecieron hace sólo 714 años… y en un primer momento fueron tenidos por armas).

Pero, ¿qué llevo a la civilización china, tan adelantada, a crear precisamente unos cubiertos tan sencillos, pero que no pueden pinchar ni cortar?

Como ocurre con muchas preguntas sobre la cultura oriental hay una respuesta histórica y otra legendaria. Como si estuviéramos en un restaurante vamos a comenzar por el plato sencillo (la explicación histórica) y, a continuación, os pondremos sobre la mesa el plato más condimentado (la respuesta legendaria). Vamos allá.

Según los historiadores hace 5.000 años en China era común cocinar alimentos envueltos en hojas, metidos entre las brasas de una hoguera. Los cocineros, para no quemarse, utilizaban palillos a la hora de sacar lo cocinado de entre las cenizas hirvientes. Igualmente los comensales utilizaban palillos para sacar sus raciones de las ollas comunitarias en las que se cocían otras viandas. Sin embargo, una vez en la mesa, se utilizaba cuchillo para trinchar o cortar la comida.

Habría que esperar a la época del filósofo Confucio (hacia el año 500 a.C.) para que los palillos se convirtieran en cubiertos. Según el sabio no era bueno usar cuchillos en la mesa pues son herramientas de agresión, impropias de un acto pacífico y necesario como es comer. De esta afirmación también viene la costumbre de cortar la materia prima en la cocina, pues así es seguro que no hará falta utilizar un filo para cortarla frente a otros comensales.

Hasta aquí la versión "histórica" (ya sabéis que la figura de Confuncio sigue estando vigente en la cultura china pese al paso del tiempo). Vamos ahora con la leyenda.

En tiempos del Emperador Shun (durante el siglo XIII a.C.) terribles inundaciones asolaban el Imperio. El encargado de contenerlas fue el soldado Da Yu que, dedicado a su tarea en cuerpo y alma, no tenía tiempo de comer. Un buen día no pudo aguantar más y decidió cocer algo de carne en una olla. El buen olor de la comida cocinándose y el hambre le volvieron impaciente; quiso sacar el alimento directamente del cazo. Para no quemarse los dedos improvisó unos palillos con dos ramitas de un árbol que tenía cerca. Al verse de pie, con la comida a punto de entrar en su boca se dio cuenta de que había un modo de comer y trabajar a la vez. A partir de ese momento podría atender su tarea mientras, con los palillos, sacaba lo cocinado de una olla que portaba un sirviente.

La mayoría de las veces la explicación histórica resulta más sosa que la legendaria. Pero esta vez podemos decir que ambas son igualmente de interesantes (incluso la legendaria tiene visos de realidad). Así que esta vez no sabemos con cual quedarnos.

Artículos más leídos

Hemos realizado una selección de los artículos más leídos por los internautas de todas las secciones publicados hasta la fecha.

Otras curiosidades:

Contacta con nosotros