Boletín de Cultura internacional de Enforex | Curiosidades | Los villancicos no son solo de Navidad

Los villancicos no eran solo navideños

Villancido medieval

Todo el mundo al escuchar la palabra “villancico” piensa en la navidad. Tan asociada está este tipo de composición musical a estas fiestas que incluso una superstición de nuevo cuño asegura que cantar uno en una época que no sea la navideña trae mala suerte. Si esto fuera verdad, ¿qué les habría pasado a los primeros cantantes de villancicos?

Porque en origen, hacia el siglo XV, estas canciones no eran para nada propias de una fecha concreta. Su mismo nombre hace notar esta circunstancia: “villancico” significa “propia de los villanos”, es decir, de los habitantes de las villas. No hay nada religioso en su nombre. Sí es cierto que los villancicos podían incluir temas religiosos, pero también mundanos o románticos.

Tan populares se hicieron que la Iglesia no dudó en incluir en su liturgia aquellas de tema religioso, por lo que, además de en Navidad, comenzaron a cantarse durante otras fiestas religiosas. Los villancicos tomarían fuerza como elemento típico de la navidad, especialmente para representar la sorpresa de los pastores ante el nacimiento de Jesús (pensad cuántos villancicos populares tratan el tema de los pastores y la adoración). Pero hacia el siglo XVII comenzaron a aparecer detractores de su inclusión en la liturgia. La razón de este rechazo sería tanto que se cantaban en la lengua “vulgar” como que muchos de estos villancicos tenían cierto fondo “burlón” que no cuadraba con la atmósfera solemne de un templo.

También se habla de una razón más “económica”: al parecer los coros de villancicos precisaban de una instrumentación y una parafernalia tal que no eran sostenibles. Poco a poco se fueron sustituyendo por representaciones teatralizadas, mucho más baratas. Sin embargo quizá debido a su popularidad o que tampoco era mucho gasto para una vez al año, los villancicos navideños prevalecieron aunque como composiciones vocales sin apenas instrumentación; eso sí, estamos hablando de los más solemnes y “respetuosos”. Aquellos que eran un poco más irreverentes o divertidos podían ser cantados sin problemas. Los villancicos volvían a aquellas gentes que los habían inventado.

Pero entonces, ¿qué pasó entonces con aquellos villancicos que no eran navideños? La verdad es que no lo sabemos, pero por ahí se cuenta que en los archivos de algunas iglesias antiguas hay letras y partituras de villancicos dedicados a otras fechas litúrgicas que nunca llegaron a ser tocados. Un bonito tema sobre el que investigar.

Artículos más leídos

Hemos realizado una selección de los artículos más leídos por los internautas de todas las secciones publicados hasta la fecha.

Otras curiosidades:

Contacta con nosotros