Newsletter de Enfolang | Curiosidades | Guardia Suiza Pontificia

La Guardia Suiza Pontificia: el ejército más pequeño

Guardia Suiza

Si habéis estado en Roma y habéis pasado por el Vaticano os habrá llamado la atención ver en vivo y en directo a la Guardia Suiza Pontificia. Con sus curiosos uniformes, sus brillantes corazas y cascos y su porte puede parecer que están ahí como un elemento decorativo más. Pero no es así, de ornamental tiene poco: en realidad se trata del ejército más pequeño del mundo, con apenas 110 soldados, pero ejército al fin y al cabo.

Su historia comienza el 21 de Enero de 1506, cuando a la silla de Pedro accede Julio II. Este Pontífice, conocido como "El Papa Guerrero", pidió a los nobles de Suiza soldados para su protección (recordemos lo convulso de la Europa de la época). Que fueran suizos no fue capricho: en aquel momento los mercenarios de aquella nacionalidad eran conocidos por su fiereza, disciplina y brutal eficiencia. Estas características fueron puestas a prueba durante el saqueo de Roma por parte de la tropa del Emperador Carlos V: de los 150 hombres que componían la Guardia sólo sobrevivieron 42, que lograron poner a salvo al Papa Clemente VII. 150 personas batiéndose contra todo un ejército, el Imperial, con fama de ser el más temible de todo el mundo conocido.

No cabe duda de que desde sus comienzos la Guardia Pontificia ha estado formada por lo que llamaríamos "soldados de élite". Su entrenamiento es duro y su instrucción estricta: es cierto que ahora manejan subfusiles, pistolas y armamento moderno (incluso pueden manejar explosivos), pero siguen siendo formados para utilizar alabardas y espadas si llegara el caso.

Después de decir lo de la alabarda y la espada probablemente alguno se haya sentido atraído por la Guardia. Sin embargo hemos de deciros que para pertenecer a ella hay unos requisitos mínimos, uno de los cuales es ser ciudadano suizo. Si cumplís con esta condición deberéis, además, tener el título de secundaria, entre 19 y 30 años de edad, ser solteros, medir como mínimo 1,74 cms, haber recibido una instrucción básica dada por el Ejército Suizo... ¡ah! y profesar la fe católica. Salvados esos escollos podéis aspirar a vestir el vistoso y orgulloso uniforme que ha dado fama a este ejército.

Por cierto, ya que estamos con el uniforme, debéis saber que según algunos es uno de los más antiguos. Se cree que fue diseñado por el escultor y pintor Miguel Ángel, aunque más de uno piensa que esto sólo es una leyenda y que fue diseñado por el Comandante Jules Répond, que se basó en los diseños de varias vestimentas renacentistas. Los colores corresponden a los de la casa del fundador, Julio II.

Otros uniformes de la Guardia

Eso sí, no penséis que este es su uniforme "de faena". Hay una versión "de diario" en color gris azulado, pero que sigue teniendo esa factura renacentista. Aprovechamos para deciros que también hay otro uniforme diferente, de color bermejo y que recuerda a los de los soldados de Felipe II, pero que solamente es utilizado por los oficiales (son los que podéis ver sobre este párrafo).

Recordad todo esto la próxima vez que paséis por el Vaticano. Cuando veis a un integrante de la Guardia Pontificia no estáis viendo a un extra o una persona disfrazada "para dar ambiente": se trata de un profesional que está haciendo su trabajo (aunque admiten que se les "moleste" para sacar fotos). Para muestra nos permitimos contaros la anécdota de una amiga, tras unas vacaciones en Roma, recordaba de la siguiente manera: "Estaba acostumbrada a verlos como muñequitos porque mi madre tiene un pequeño guardia suizo de recuerdo en una estantería... ¡Pero cómo impresionan cuando los ves de verdad!".

Artículos más leídos

Hemos realizado una selección de los artículos más leídos por los internautas de todas las secciones publicados hasta la fecha.

Otras curiosidades:

Contacta con nosotros