Agenda internacional: Festival de Hogmanay en Edimburgo

Hogmanay: el fin de año en Edimburgo

¿Te imaginas una nochevieja que dure cuatro días? Eso es el Hogmanay, una tradición escocesa.

Los orígenes de la celebración se pierden en la noche de los tiempos. Su nombre tiene cierto encanto celta aunque no sabe a ciencia cierta si deriva del anglosajón “Haleg Monta” (mes sagrado) o del gaélico “Oige Maidne” (nueva mañana). Su origen también es polémico: mientras unos dicen que es una fiesta típicamente escocesa, otros opinan que tiene raíces vikingas, también hay quien piensa que la celebración es una simple interpretación anglosajona de las saturnalias romanas o una sencilla amalgama de todas las tradiciones antes dichas.

Pero lo cierto es que si vais a celebrar hogmanay en Edimburgo nadie os va a hacer un examen de historia, así que vamos a lo importante, que es saber cómo se celebra.

El festival comienza el 30 de diciembre y se prolonga hasta el 2 de enero. La procesión de las antorchas marca su comienzo: en ella miles de personas desfilan en un recorrido de dos kilómetros portando teas (que, por cierto, se pueden comprar por 5 Libras, casi 6 Euros, que se destinan a obras de caridad). El paseo finaliza con la quema de una réplica de un barco vikingo por parte de un grupo de personas disfrazadas como los famosos guerreros escandinavos.

Durante los días siguientes da la impresión de que Edimburgo no duerme. El centro de la ciudad se convierte en una discoteca la que destacados Djs, espectáculos pirotécnicos y bares al aire libre. Mientras, en los West Princes Street Gardens, los mayores parques públicos de la ciudad y desde los que se puede ver el famoso castillo de Edimburgo, se celebran multitudinarios conciertos de rock y música independiente.

Una de las expresiones más populares de la fiesta es el ceilidh. Se trata tanto de una reunión social como de un baile multitudinario, otra de esas vistosas tradiciones de orígenes oscuros, pero que lleva celebrándose toda la vida y en la que lo importante es pasárselo bien.

El único inconveniente es que para asistir a la mayoría de los eventos hace falta comprar entradas… y que la mayoría de las veces estas se han agotado meses antes del festival. Pero no os preocupéis, lo bueno es que todos los años tienen un final. Eso sí, si un buen día asistís a un Hogmanay pensad que tendréis que ir descansados.

Artículos más leídos

Hemos realizado una selección de los artículos más leídos por los internautas de todas las secciones publicados hasta la fecha.

Otros eventos:

Contacta con nosotros