Festival de Oktoberfest en Münich

Festival de Oktoberfest en Münich

Festival de Oktoberfest en Münich

Oktoberfest

Aunque el nombre puede sugerir escandalosamente que se celebra sólo durante el décimo mes del año, en realidad la mayor parte de sus eventos suele tener lugar en la segunda mitad de septiembre. La fecha oficial de comienzo es el primer sábado después del 15 de dicho mes, y su duración abarca unas dos semanas completas. El lugar: la bella ciudad Bávara de Münich.

Se trata de la fiesta popular más grande y multitudinaria de Alemania, ya que llega a acoger a más de 6 millones de personas en cada edición, lo que la convierte, al mismo tiempo, en una de las más concurridas del mundo. Dado que los visitantes llegan de cualquiera de sus rincones, los muniqueses aprovechan para enfundarse sus trajes regionales y mostrárselos orgullosos a los fanáticos de esta fiesta. Pero si de algo se habla -o se bebe, mejor dicho- en el mítico Oktoberfest, es de cerveza, cerveza y cerveza.

El festival cumple este año dos siglos de antigüedad, ni más ni menos; lo que comenzó siendo la celebración de una boda real se transformó en un evento popular y masivo que inauguraban anualmente los cerveceros de Münich, llevando cientos de barriles al Campo de Santa Teresa, situado cerca del centro urbano. El inicio se fue trasladando a septiembre, por motivos climáticos, y desde 1810 únicamente ha dejado de celebrarse en una veintena de ocasiones, por guerras, epidemias y otras causas de fuerza mayor. En cada edición se lleva a cabo la inauguración oficial, que consiste en la apertura del primer barril de cerveza a manos del alcalde de la ciudad (suelen hacerse apuestas sobre cuántos golpe necesitará el susodicho para abrir la cuba), y desde ese momento hasta el cierre, dicha bebida corre y se escancia en cantidades industriales. Existe una variedad oficial del festival, que se consume con pasión, además de otras muchas disponibles, tanto alemanas como procedentes de varios países cerveceros, como Bélgica o República Checa. No es nada raro ver fornidas camareras llevando en brazos decenas de jarras colmadas del adorado líquido, ni a los más bebedores dar buena cuenta de ellas, una tras otra, sin importarles que contengan varios litros de cerveza. En el recinto se ofrecen, además, conciertos de bandas tradicionales alemanas, y es posible -por no decir obligatorio- pasarse por los puestos de comida que sirven los mejores manjares de la gastronomía tradicional bávara.

Artículos más leídos

Hemos realizado una selección de los artículos más leídos por los internautas de todas las secciones publicados hasta la fecha.

Otros eventos:

Contacta con nosotros